Sensu Stricto

martes, junio 27, 2006

El cerebro político

Es bien sabido que el modelo estándar de político es una persona que jamás admitirá haberse equivocado, no dará la razón a su adversario bajo ninguna circunstancia y utilizará los argumentos más enrevesados para defender su postura por absurda que parezca. Todo un fracaso de la inteligencia como bien sostiene José Antonio Marina. Si el ser humano es capaz de razonar, ¿tiene esto una explicación plausible? Parece que sí y la respuesta es más obvia de lo que podría parecer, ya que directamente el político estándar no razona.

Drew Westen, profesor de psicología de la universidad de Emory, ha dirigido un estudio en el que utilizando una técnica de "visión" de la actividad cerebral (fMRI) se ha comprobado que las zonas del cerebro normalmente más activas a la hora de razonar no incrementan su actividad cuando se trata de defender ideas políticas. Por el contrario, las más activas son las zonas cerebrales relacionadas con las emociones, con la resolución de conflictos e incluso con el placer una vez hallado el argumento apropiado.

Como cita el artículo sobre este tema en Scientific American, se necesitan establecer controles para evitar este problema. En ciencia todo puede verificarse con lo que ya se dispone de un mecanismo para evitar la parcialidad a la hora de llegar a resultados. Sin embargo en política estos controles son imposibles y no creo que esto pueda evitarse de ninguna forma. En este terreno estamos condenados al fracaso de la inteligencia.

Vía Scientific American.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal